Columnas de Opinión

Acompañarse y abrir espacios para expresarse fueron algunas de las recomendaciones de la DISE Campus Los Ángeles para prevenir el suicidio

En septiembre se trabaja fuertemente en el tema para que la sociedad pueda
comprender que el solo hecho de escuchar es un paso importante.

Cada 10 de septiembre se conmemora el Día de la Prevención del Suicidio,
considerando la prevalencia de este fenómeno de salud mental en la población, e
invitando a la sociedad a no pasar por alto este tema.
Según las cifras de la Organización Panamericana de la Salud, en América Latina
nuestro país ocupa el sexto lugar respecto a la tasa de prevalencia de suicidio, ya
que aproximadamente 1.800 personas al año pierden la vida por esta situación en
Chile.

La psicóloga de la Dirección de Servicios Estudiantiles DISE del Campus Los
Ángeles, Pamela Vásquez, hizo un balance de las cifras, agregando que “si
además consideramos que por cada suicidio consumado hay 20 intentos, y
además eso no solo afecta a la persona sino que a sus cercanos, tenemos una
afectación muchísimo más grande y es un fenómeno que sin duda preocupa”.
Por lo mismo entregó algunas recomendaciones para quienes estén pasando por
situaciones complejas, y también para quienes detectan que algún cercano pueda
estar en un momento donde su salud mental esté afectada.

“Por ejemplo si uno observa que una persona tiene cambios repentinos de humor,
está triste, amargado, desmotivado o quizás todo lo contrario, exacerbado e
irritable, o son personas que ya no pueden disfrutar como antes, que se aíslan,
esas son señales de alerta”, precisó Pamela.

Esto se puede dar por trastornos mentales como la depresión, no obstante la
psicóloga fue enfática en aclarar que también puede ocurrir en personas sin estos
diagnósticos, pero que viven momentos difíciles, como la pérdida de un ser
querido.

Lo primero: escuchar.

Respecto a cómo se puede ayudar a una persona, Pamela invitó a usar una
herramienta que prácticamente todos pueden aplicar, y es darse el tiempo de
escuchar a quien esté pasando por esta situación.

“Debe ser una escucha activa, me refiero a permitir que la persona se exprese y
diga todo lo que siente. Por un lado le ayudaremos a liberarse, a que la angustia
baje, y también tenemos la garantía de poder indagar un poco más acerca del
riesgo efectivo del suicidio”.

Algo que también subrayó es “decirle a la persona que no está sola. Quizás al ser
un familiar o amigo lo damos por hecho, pensamos en que es obvio que ahí

estaremos, pero esa persona necesita escuchar que estamos para acompañarle y
apoyarle”.
Ya con esos primeros pasos puede seguir un camino de ayuda profesional, donde
lo importante es no dejar sola a la persona, para que pueda sostenerse en el
proceso.

Cambiar paradigmas: todos sentimos.

Según cifras aportadas por la Encuesta Nacional de Salud, los adultos mayores
son un grupo de la población que más se afecta por las tasas de suicidio, e
incluso, se indica que estas acciones son 10 veces más en los varones de la
tercera edad, por sobre las mujeres.

Ante esto, La psicóloga de la DISE llamó a la población a comprender que todos
tienen la libertad de sentir. “Ese cambio de paradigma también depende de
nosotros. Socialmente se ha negado al hombre la posibilidad de expresas sus
emociones, sobre todo la tristeza. Los hombres deben atreverse a decir lo que
sienten, y la población debe aprender a empatizar con ellos y eliminar el prejuicio
de que ellos no lloran, ya que sufren igual que todos, pero no lo expresan tanto”.
De todas las personas que tienen riesgo de suicidio, o tienen un malestar
emocional, las mujeres en un 75% de los casos buscan ayuda psicológica,
mientras que en la población masculina solo un 50% se atreve a buscar este
apoyo.

Fue así que la psicóloga hizo un llamado para cuidarse entre todos. También
precisó que si se es testigo de una persona que tiene este tipo de pensamientos,
lo mejor es comunicarlo a la red de apoyo, a pesar de los conflictos que esto
pueda traer en esa relación, ya que está en riesgo la vida de la persona y se debe,
entre todos, protegerle.

Las acciones dentro del campus Los Ángeles en materia de salud mental para la
comunidad universitaria se han mantenido activas, y si una persona requiere
apoyo dentro de su proceso formativo o laboral, está siempre a disposición la
colaboración de los y las profesionales del área a través de la DISE, lo que se
puede solicitar por el correo de la psicóloga pamevasquez@udec.cl.
Además, Pamela dio a conocer a la línea de prevención del suicidio *4141 “No
estás solo, no estás sola” del Minsal, plataforma habilitada desde enero de este
año, disponible todos los días del año, y en todo horario.

Síguenos en Instagram

Síguenos en Twitter

Síguenos en Facebook

Siguenos en TIKTOK

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Recibe nuestro newsletter

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba