Arauco

Inauguran primera estación meteorológica en comuna de Arauco

Estación “Las Puentes”, perteneciente a la red meteorológica del Instituto de Investigaciones
Agropecuarias, INIA, cubrirá las necesidades de información climática para el desarrollo agrícola
del sector norte de la provincia de Arauco.

Con la finalidad de transformarse en un soporte relevante para la agricultura de Arauco,
autoridades y productores locales inauguraron la estación meteorológica automática “Las
Puentes”, convirtiéndose, así, en la primera de la comuna. La ceremonia estuvo encabezada por la
alcaldesa de Arauco, Elizabeth Maricán, el seremi de agricultura del Biobío, Francisco Lagos, el
Director Nacional de INIA, Pedro Bustos, y productores locales, quienes valoraron la instalación del
equipo por la ayuda que brindará a la agricultura comunal, caracterizada por la producción de
papas, porotos y arvejas, además de la ganadería de vacunos.
La instalación se gestó en el marco del proyecto “Incremento de la productividad del cultivo de
papa en la provincia de Arauco” a cargo de INIA y con el financiamiento del Gobierno Regional del
Biobío.
Esta unidad, cuya inauguración se postergó un año producto de la pandemia por Coronavirus, pasó
a integrar la Red Agrometeorológica INIA que cuenta con 327 estaciones en el territorio nacional,
174 de las cuales son propias y el resto de entidades privadas, conformando una gran alianza de
información climática, que resulta ser de gran utilidad para la agricultura. Los parámetros de cada
estación pueden consultarse libremente en www.agrometeorologia.cl
Apoyo para la agricultura
El Director Nacional de INIA, Pedro Bustos, valoró la presencia de la Estación “Las Puentes” en
especial en un escenario de cambio climático. “El clima ha ido cambiando de región en región, por
lo que la frontera agrícola ya no es la misma”. A modo de ejemplo, el directivo indicó que la
fruticultura se ha expandido al sur del país, resaltando la presencia de viñas en Chile Chico y
almendros en Temuco, al igual que la producción de maíz en Los Ángeles. “El establecimiento de
estos cultivos en la zona centro y sur no se realiza por azar, sino con información. Cada cultivo
requiere contar de horas luz, precipitaciones, humedad, etc., información que es proporcionada
por las estaciones meteorológicas. Es una herramienta que tenemos que usar bien para tomar
decisiones que nos permitan ser más productivos y más amigables con el medio ambiente”,
enfatizó.

En tanto, la alcaldesa Elizabeth Maricán, sostuvo que “esta primera estación meteorológica en la
comuna de Arauco, viene a colaborar en la producción de nuestros agricultores. Podrán saber, por
ejemplo, las necesidades de agua que requieren los cultivos, anticiparse a la presencia del hongo
Tizón de la Papa y realizar aplicaciones de fungicidas en la cantidad y momento oportunos”.
Finalmente, el seremi de Agricultura del Biobío, Francisco Lagos, indicó que la presencia de la
estación meteorológica se inserta en el eje de modernización que impulsa el Ministerio, junto al
cuidado del agua y mitigación del cambio climático. “Los agricultores de Arauco pueden tener los
datos del momento para planificar sus cultivos y optimizar sus rendimientos”, lo que motivó su
reconocimiento al trabajo realizado por los servicios del agro y, en especial, el de INIA.
Importancia de una estación meteorológica
“Esta estación viene a suplir la falta de datos climáticos de la provincia, y especialmente de la
comuna de Arauco, que se requieren para la producción agrícola” explicó el investigador y
encargado de la red agrometeorológica de INIA, Rubén Ruiz. El profesional detalló que la unidad
entrega registros en tiempo real de la temperatura del aire, humedad relativa, dirección y
velocidad del viento, temperatura del suelo superficial y a 15 cm de profundidad, y presión
barométrica. Añadió que a esos datos, se les suman la obtención de horas frío, grados días,
evapotranspiración, y alertas de heladas y de enfermedades.
Ruiz señaló que la unidad entrega alertas de heladas, lo que “permite a los productores paperos
prepararse para no perder la producción”. Además, sostuvo que “todos los datos quedan en un
registro histórico, que puede servir de antecedente para la declaración de una emergencia agrícola
por parte de la autoridad, basándose en la comparación de datos históricos y presentes”.
El investigador de INIA Quilamapu indicó que muchas veces son los propios productores quienes
acceden directamente a esta información a través de sus teléfonos celulares, y otros lo hacen a
través de los equipos Prodesal de INDAP. “La idea es que los equipos técnicos puedan asesorar a
los productores, con la entrega de información meteorológica de interés para los cultivos”. Por
último, recalcó que el análisis de datos permite planificar la incorporación de nuevos cultivos, con
lo que la utilidad es aún más relevante.
Agricultores felices
“Como agricultora y usuaria del Prodesal estoy feliz. Yo siembro papas y porotos, y la información
que entrega la Estación sirve para adelantarse al Tizón”, indicó Mónica Carrillo, propietaria del
predio donde se ubica la Estación Las Puentes, quien no dudó en asignar un pequeño espacio para
levantar la unidad.
En el mismo tenor, Benito Carrillo, agricultor y presidente de la junta de vecinos del sector Las
Puentes, mencionó que con los datos “la gente va a sembrar sus productos seguros, porque si
siembra papa le van a estar avisando cuando viene el tizón, que es el principal problema que
tenemos. Así ya no hay para qué estar preguntando lo que uno tiene que hacer”.
Finalmente, Rodrigo Avello, productor de papas y quesos del sector Raqui Alto, dijo conocer los
beneficios de las estaciones meteorológicas y que normalmente revisa los datos de precipitación,
temperatura de suelo y alerta de tizón. “La temperatura del suelo me sirve para decidir cuándo
sembrar, las precipitaciones me sirven para definir el riego. Cuando llueve en verano o primavera,
sé exactamente el agua que cae, y sé cuánto puedo dejar de regar”. Explicó que en el caso del

Tizón Tardío, las aplicaciones de agroquímicos para controlar el hongo se redujeron de 10 a 3.
“Antes las hacía al ojímetro, sin tener datos reales. Cada 10 o 15 días hacía una aplicación
preventiva. Ahora solo aplico cuando las condiciones climáticas se dan para el desarrollo de este
hongo”, dejando entrever beneficios económicos y ambientales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba