Politicas

“Es un acto de justicia con las mujeres y sus familias, y un avance en la igualdad de género”

El Parlamentario UDI explicó que, una vez que se promulgue la ley, los padres podrán escoger cuál de los dos apellidos llevará primero su hijo o hija, mientras que los mayores de 14 años también podrán acceder a dicha oportunidad por única vez. 

El diputado por la Región del Bío Bío, Enrique Van Rysselberghe (UDI), celebró la aprobación definitiva del proyecto de ley que permitirá a los padres y madres escoger libremente el orden de los apellidos que llevarán sus hijos, y cuyo trámites podrá empezar a realizarse en las próximas semanas una vez que se promulgue la nueva ley.

Al respecto, el parlamentario explicó que además de la decisión de los padres, los adolescentes de entre 14 y 18 años también podrán cambiar el orden de sus apellidos por vía judicial. Asimismo, precisó Van Rysselberghe, se prohibió que las personas procesadas, formalizadas y/o condenadas por delitos sexuales puedan realizar el trámite. Mientras que también se aprobó que una persona pueda solicitar -por la vía judicial- el uso del apellido de un ascendiente, como su abuelo o abuela.

En esa línea, el diputado por la Octava Región aseguró que “este es un momento histórico, no sólo porque estamos terminando favorablemente la tramitación de un proyecto que nuestra bancada presentó en 2005, sino porque principalmente estamos estableciendo una igualdad parental entre el padre y la madre, permitiéndoles por común acuerdo que puedan escoger libremente el orden de los apellidos que van a querer que lleven sus hijos o hijas”.

Además, Van Rysselberghe agregó que los mayores de edad también podrán solicitar el cambio de sus apellidos por una única vez, cuyo trámite estará a cargo del Registro Civil. Por último, precisó que los hijos en común de un padre y una madre deberán llevar el mismo orden de los apellidos que se escogió para el primero de ellos.

“Este es un proyecto que hace justicia con las mujeres y sus familias, y que nos permite avanzar como país en la igualdad de género y de derechos. Que el primer apellido de una persona tenga que ser siempre el del padre es una práctica obsoleta y antigua, por eso es que si ambos padres están de acuerdo en elegir libremente el orden de los apellidos, nosotros no somos nadie como para prohibírselos, sino que todo lo contrario”, destacó el parlamentario UDI.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba