Los Ángeles

Usuaria de más de 100 años fue opera con éxito en el Complejo Asistencial de Los Ángeles

La mujer oriunda de la comuna de Antuco sufrió una fractura de cadera producto de una caída en su hogar, por lo que tuvo que ser intervenida para la instalación de una prótesis.

Porfiria Del Carmen Melo Dinamarca, nacida en 1923, con 101 años de vida, se convirtió en la persona más longeva en ser intervenida con éxito en el Complejo Asistencial “Dr. Víctor Ríos Ruiz” de Los Ángeles, después de sufrir una fractura de cadera producto de una caída en su domicilio.

El jefe de la Unidad de Geriatría del CAVRR, Dr. Javier Baquedano, detalló que “la señora Porfiria es una paciente de 101 años. Ella ingresó por una caída de nivel que resultó, lamentablemente, con una fractura medial de cadera. En este caso, requirió una prótesis para poder resolverla, y en general, nosotros trabajamos en conjunto con el equipo de traumatología, que, en el fondo, ellos hacen la intervención quirúrgica, y nosotros, desde el punto de vista médico, vemos toda la condición geriátrica del paciente”.

Baquedano agregó que la señora Porfiria, “es una paciente que, cuando ingresó, le hicimos una serie de exámenes, para ver si tiene deterioro cognitivo. En general, vemos que es una paciente que es autovalente, que hace todas las cosas por sí misma, incluso las funciones dentro del hogar. Tenía algunas leves alteraciones, pero en realidad no es una paciente que tenga una demencia”.

Al conversar con ella, lo primero que recalca que es Antuco, del sector Polcura, “tuve dos hijos, están vivos, una fue profesora y está jubilada y el otro el Pancho que me cuida. La primera vez que me caí fue de un desnivel, y ahora me volví a caer, porque iba a entrar una ropa para que no se mojara y había un palo grande, lo tome un me fui al suelo, quise mover el pie y no pude. Lo único que pensaba era que ahora si quedé jodida y el Pacho me va a retar porque salí sin permiso”, afirmó la señora Porfiria.

Dentro de la conversación la Señora Porfiria explicó que “yo no tengo ningún secreto para vivir tantos años, solo el que me ha dado la vida y lo que yo he crecido. Acá me han tratado muy bien en el Hospital, me han dado todo lo que he necesitado, ahora me voy a vivir con mi hija para recuperarme bien de la operación”. 

Trabajo del Equipo de Rehabilitación

Por su parte, la Terapeuta Ocupacional de Medicina Fisca y Rehabilitación, Barbara Mellado, comentó la labor que se realiza en el Complejo, “desde parte del Equipo de Rehabilitación de Especialidades Quirúrgicas, tanto Kinesiología como Terapia Ocupacional, trabajamos en informativos para poder entregar a la hora del alta al familiar y al usuario”.

banner

“Este trae información acerca de prevención de caídas, por ejemplo, no normalizar las caídas de las personas mayores, y entrega varios tips e información de cómo poder hacer adaptaciones en su hogar y recurrir obviamente a su médico en caso de cualquier cosa. Es una información que sirve bastante y la familia lo recepciona de buena forma. Agradece el apoyo e información que a veces es común, pero uno no la procesa día a día”, remarcó Mellado.

En la misma línea, el Doctor Baquedano, expuso que “la edad no es una limitación para operar a un paciente de cadera. Nosotros intentamos que todos los pacientes sean intervenidos, salvo ciertas excepciones, pero en general todos se ven beneficiados de la cirugía porque uno, les maneja el dolor, que es muy invalidante, y dos, les mejora la funcionalidad, porque eso no los rehabilita, estos pacientes logran funcionalmente ser independientes de nuevo”.

Por último, los profesionales concordaron que los familiares no se queden con el concepto de que las personas mayores no pueden ser intervenidas, “lo que buscamos es que los pacientes no se vuelvan a fracturar y que la gente no se queden con ¡ay no!, es que es muy viejito, tiene más de 70, 80 años. ¡Ya no hay nada que hacer! al revés, hay mucho que hacer desde el ámbito de la geriatría, cerró el Dr. Baquedano.

Recibe nuestro newsletter

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba