Regionales

Programa Familias de Acogida sensibilizó a organizaciones religiosas del Biobío

EL Servicio Nacional de Protección Especializada a la Niñez y Adolescencia, junto a la Oficina Nacional Asuntos Religiosos del Biobío (ONAR ) convocaron a una treintena de organizaciones basadas en fe para dialogar sobre el programa Familias de Acogida.

En dependencias de la Delegación Regional Presidencial del Biobío, se llevó a cabo el Conversatorio “Organizaciones Basadas en la Fe como Comunidades de Primera Acogida y Énfasis Actuales del Acogimiento Familiar”. La instancia buscaba sensibilizar e informar a comunidades religiosas de la región sobre el programa Familias de Acogida Especializadas.

El objetivo de la jornada era compartir con estas comunidades religiosas los alcances de esta política pública de protección, conocer el grado de vinculación que poseen al respecto, y sumarlos a instancias de difusión y captación de nuevas familias de familias en el seno de sus colectividades.

La ejecución de este programa logra evitar que los niños, niñas y adolescentes que son separados de su familia de origen por una orden judicial, sean institucionalizados en una residencia, permitiendo su reubicación transitoria en el hogar de personas o familias que pasan por un proceso de evaluación y captación para acoger a estos niños, niñas y adolescentes en un espacio de contención seguro.

En este sentido, muchas de las familias que hoy están acogiendo provienen de organizaciones religiosas, de ahí la pertinencia de lograr una mayor vinculación con miembros de estas comunidades.

A la convocatoria asistieron pastoras, pastores, líderes y representantes de diversas Organizaciones Basadas en la Fe como: Metodista de Chile, Bautista, Presbiteriana, Asamblea de Dios , Evangélica Pentecostal, Evangélica Luterana, Israelita, Bahai, entre otras.

Para la coordinadora de Oficina Nacional de Asuntos Religiosos del Biobío, ONAR, Elizabeth Salazar, es sumamente relevante la vinculación de las -Organizaciones Basadas en la Fe- quienes hace mucho tiempo desarrollan instancias de primera acogida, sin embrago, muchas de ellas desconocen que existe un programa de acogida gubernamental

que lleva adelante el servicio de protección.  “Uno de los problemas que tenemos en el país y en la Región del Biobío es el desconocimiento de estos espacios gubernamentales. Se sabe que existen familias de acogida, pero se piensa que son programas de la iglesia católica o la iglesia adventista, pero no sabemos que es el Estado quien coloca el énfasis. Por eso me interesa que las distintas y diversas congregaciones religiosas conozcan de estos temas, y vincularlos me parece sumamente trascendente. Estamos contra el tiempo, porque esto podríamos haberlo hecho mucho tiempo atrás. Con este espacio de diálogo y conversación estamos dando los pasos para lograr transmitir esta información”, señaló la coordinadora.

Por otro lado, Marco Garrido Pastor de la Iglesia Evangélica Luterana recalcó la importancia de la vinculación con el organismo de protección. “Nos parece súper importante poder vincularnos en este trabajo que se nos presenta desde la Oficina de Asuntos Religiosos y el Gobierno de Chile. Tenemos una deuda con la niñez del país, por lo tanto, las iglesias y las comunidades basadas en la fe, necesitamos generar un vínculo genuino con los niños y niñas, y con las organizaciones gubernamentales y diversidades de comunidades de fe, para dar un testimonio real de desarrollo para nuestros niños y niñas” señaló el representante.

A su vez, Andrea Saldaña, directora regional del Servicio Nacional de Protección Especializada la Niñez y Adolescencia, agradeció la participación de los asistentes al diálogo y valoró la disposición a colaborar con el programa de acogida. “Como Servicio es importante tener estas instancias para relacionarnos y vincularnos con las instituciones que tienen un sello social y que están comprometidas con el acogimiento. Muchas de nuestras familias de acogida pertenecen a estas organizaciones basadas en la fe, por lo que queremos seguir fortaleciendo y ampliando la red con estas y otras instituciones para sumar a más familias de acogida”, explicó la directora.

banner

Destacar, que las personas que se acreditan como familias de acogida pasan por un periodo de evaluación formativa que dura aproximadamente tres meses, y en el caso que sean consideradas idóneas, quedan en condiciones de recibir a un niño, niña o adolescente según sea el caso.

Para la jefa de la Unidad de Evaluación Formativa para la Adopción y el Acogimiento, Julieta Sáez, quien lleva adelante la captación y preparación de familias de acogida, es sumamente relevante  destacar la importancia del porque un niño, niña y adolescente gravemente vulnerado en sus derechos debe ser acogido. “Una familia es el medio más adecuado para reparar el daño, a través del vínculo de protección, cariño seguridad, confianza y amor que le dan estos adultos. De esta manera, los niños van a poder desarrollarse como cualquier otro niño o niña que vive en familia y, además, van a poder reparar el daño causado por parte de sus familias biológicas que interrumpieron su desarrollo”.

Para aquellas personas o familias que deseen convertirse en cuidadores o cuidadoras, pueden ingresar a la página web del servicio, www.servicioproteccion.gob.cl donde existe un formulario de inscripción que pueden completar para iniciar su proceso de postulación.

Recibe nuestro newsletter

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba