AntucoLocales

Mineduc completará la entrega de un millón 97 mil canastas de alimentos para niños y adolescentes del Biobío

El seremi de Educación, Fernando Peña, y el director de Junaeb en el Biobío, Jorge Albistur, destacaron el trabajo de miles de manipuladoras a cargo de la elaboración de estas canastas individuales, que buscan mantener una alimentación nutritiva y saludable en niños y adolescentes que, por la emergencia sanitaria, no pueden asistir a sus establecimientos y jardines

Hasta la escuela fronteriza Volcán Antuco, ubicada en la comuna de Antuco, se trasladaron el seremi de Educación del Biobío, Fernando Peña, y el director regional (S) de la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas (Junaeb), Jorge Albistur. En este lugar las autoridades quisieron destacar el importante rol cumplido por los funcionarios y personal manipulador de alimentos de diversos establecimientos educacionales, en el marco del tremendo esfuerzo logístico iniciado a partir de marzo para mantener la alimentación de los niños, a pesar de las dificultades surgidas por el COVID- 19.

Ya comenzó, en todo el país, el séptimo proceso de distribución, que significará la entrega de 1.844.000canastas individuales a estudiantes beneficiarios en 12.631establecimientos educacionales, de los cuales 4.321 son jardines Junji o Integra. Se trata de productos planificados para la preparación del desayuno y almuerzo durante 15 días hábiles (tres semanas), cuyos contenidos nutricionales están basados en la información entregada por las guías alimentarias del Minsal y los programas de Alimentación Escolar y de Párvulos (PAE-PAP).

Finalizado este séptimo despliegue, se habrán entregado en total 12.257.000 canastas a lo largo de todo Chile. Mientras que en la Región del Biobío, se distribuirán 165.508 canastas en este nuevo proceso y se llegará a un total de un millón 97 mil unidades entregadas.          

“Estamos contentos porque ya se consolida este beneficio, que en tiempos de pandemia ha sabido cubrir y mitigar el impacto económico que esto ha generado en los bolsillos de muchas familias de nuestra región. Acá hay un despliegue importante, tanto de equipos directivos, profesores y manipuladoras de alimentos, que siguen trabajando y colaborando desde las escuelas para poder entregar este beneficio”, señaló el seremi de Educación, Fernando Peña.

Un proceso que no ha estado exento de dificultades. Faltas de stock de algunos productos u otros inconvenientes que se lograron solucionar para llegar de manera oportuna con las canastas, lo que en algunas ocasiones se ha hecho incluso con el apoyo de las Fuerzas Armadas y Carabineros y lograr así dar cobertura hasta en los rincones más alejados, como territorios insulares o fronterizos.

“Hay un despliegue no solo en la logística, también en el trabajo humano. La comuna de Antuco ha sido testigo de este esfuerzo, con entregas que nos llevan a superar el millón de canastas individuales de este programa de alimentación y siguiendo los mismos estándares, preocupados por la salud, por la familia, por el estudiante y este beneficio se transforma en una ayuda más que el gobierno está entregando”, precisó el director regional (S) de Junaeb, Jorge Albistur.

Los apoderados que llegaron hasta la escuela a retirar las canastas agradecieron la continuidad de esta ayuda. Carlos de la Fuente, aseguró “es una gran ayuda, ya que los niños no están viniendo al colegio, es una gran ayuda y estoy muy agradecido por esto, nos hacía falta”.

Despliegue único

De norte a sur, en cada rincón de Chile, los beneficiarios del Programa de Alimentación Escolar y de Párvulos se encuentran recibiendo su sexta canasta individual de alimentación. Un esfuerzo logístico que ha permitido distribuir más de diez millones de cajas equivalente a 303.000.000 de raciones (desayunos + almuerzos) y 122 mil toneladas de alimentos.

Sin importar la ubicación geográfica y con el compromiso de los funcionarios de Junaeb, más de 36 mil trabajadoras manipuladoras de alimentos, las comunidades escolares, autoridades, las Fuerzas Armadas, Carabineros de Chile, y muchas otras personas, las canastas han llegado a beneficiarios de todo el país, como ha ocurrido en Colchane (a 3.800 metros sobre el nivel del mar), Rapa Nui, en el Archipiélago de Juan Fernández o al Paso el León (zona fronteriza con Argentina).      

Cada canasta en nivel escolar aporta, en promedio, 1.300 calorías, en tanto en sala cuna y nivel menor el aporte calórico es de 1.075 y 1.141 calorías respectivamente, por lo que cada estudiante recibe una alimentación rica, nutritiva, saludable y, sobre todo, completa, con frutas y verduras frescas y legumbres, entre otros productos, para asegurar el correcto desarrollo de sus funciones y capacidades.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba