Tomé

Una escuela y un liceo de Tomé son los primeros recintos que reciben recursos de emergencia para reponer infraestructura escolar

Este jueves se realizó la primera firma de convenio para el traspaso de fondos de emergencia destinados a reparaciones de infraestructura creado en el marco de la Política de Reactivación Educativa Integral “Seamos Comunidad”. La seremi de Educación, Elizabeth Chávez, y la alcaldesa de Tomé, Ivonne Rivas, encabezaron la ceremonia que beneficia a la Escuela Básica Ignacio Serrano Montaner y al Centro Educacional Bicentenario Altos de Tomé.

Esta primera adjudicación, que irá creciendo semana a semana, permitirá realizar mejoras urgentes en 98 establecimientos educacionales, de 70 comunas del país, los que tendrán una inversión superior a los $9.000 millones para resolver los deterioros que ponen en riesgo el funcionamiento de los establecimientos educacionales, como problemas sanitarios, eléctricos, de habitabilidad y de condiciones de seguridad. Por ejemplo, en la escuela Ignacio Serrano, se realizará la reposición del cierre perimetral y la ampliación de las protecciones de la multicancha. El cambio de la cubierta del pasillo principal y los canales de aguas lluvias. En relación al proyecto eléctrico, se ejecutará la segunda etapa de normalización, retirando los circuitos fuera de norma, evitando problemas de corte de energía y riesgos en materia de seguridad para los estudiantes.

En el caso del Centro Educacional Bicentenario Altos de Tomé, se contempla la reposición de la cubierta existente, la instalación y el mejoramiento de la aislación térmica y de la barrera hídrica. También se cambiarán las hojalaterías, canales y bajadas de aguas lluvias con la finalidad de mejorar las condiciones dentro de las salas de clases.

“Como Ministerio de Educación es importante estar aquí, ya que a través del mejoramiento de infraestructura se puede desarrollar el proceso educativo de manera continua de los niños, niñas y jóvenes, no solamente de esta comuna, sino de la región del Biobío. Quiero felicitar a todos los establecimientos educacionales y sostenedores que han postulado a estos fondos de emergencia, puesto que les va a permitir a las familias, a los niños y a profesores estar en mejores condiciones de estudio y trabajo“, destacó la seremi de Educación del Biobío, Elizabeth Chávez.

Además de estos proyectos que cuentan con recursos ya asignados, hay otros que están en etapa de revisión, corrección y evaluación por parte del Ministerio, de las Seremi de Educación y de la Dirección de Educación Pública, los que podrían ser adjudicados progresivamente durante este segundo semestre, siempre que los sostenedores continúen con el proceso. Se proyecta que la inversión del Ministerio de Educación en esta primera etapa del plan de infraestructura ascienda a cerca de $60 mil millones.

La alcaldesa de Tomé, Ivonne Rivas, agradeció el aporte e indicó que “las necesidades surgieron de las propias comunidades, ellos estaban desesperados, incluso preocupados, por cómo los tuvimos que recibir con su situación de infraestructura, y hoy surgen desde el nivel central estos proyectos a través de emergencia, que además su ejecución será mucho más rápida al evitar una serie de procesos administrativos engorrosos y vamos a tener muy pronto la ejecución de estos proyectos.“

Por su parte, Magda Guerra, directora de la Escuela Ignacio Serrano Montaner señaló “estamos muy contentos porque hemos recibido los fondos de un proyecto muy importante para nuestra comunidad, que viene a mejorar nuestra infraestructura, nuestra seguridad y a concluir el proceso de normalización eléctrica de nuestro establecimiento, aspectos que afectan a cualquier comunidad educativa. Creemos que pronto vamos a poder tener un espacio mucho más digno para nuestros estudiantes y para nuestros funcionarios y funcionarias”.

En la región, a la fecha, existe un total de 13 recintos educativos que se adjudicaron fondos de emergencia por un monto de $3.083 millones y cuyo traspaso de recursos se irán ejecutando durante el mes de septiembre, un número que debería incrementarse ya que se espera que otros proyectos logren sumarse a esta lista de beneficiados.

Esta primera etapa, que es parte del Plan Nacional de Infraestructura de “Seamos Comunidad”, permitirá a las comunidades escolares hacer recuperación de condiciones de habitabilidad, una política que se proyectará durante todo el Gobierno, para lo cual se realizará un Catastro de Infraestructura Escolar para evaluar el estado de los inmuebles educacionales públicos.

Síguenos en Instagram

Síguenos en Twitter

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba