Los Ángeles

Conversatorio sobre demencia llamó a conocer y prevenir esta enfermedad

El CESFAM Norte de Los Ángeles fue escenario de un conversatorio sobre
demencia, actividad con enfoque promocional, preventivo y comunitario a través
de la cual se expuso la relevancia de este tema con el objetivo de desmitificar
algunos conceptos en torno a la enfermedad y clarificar cuáles son los elementos
que pueden propiciarla o que contribuyen a evitar su aparición.


El evento fue organizado por las profesionales becadas de Salud Familiar del establecimiento y convocó a personas de todas las edades. Fue programado a raíz de la necesidad expuesta por la propia comunidad por medio del diagnóstico participativo efectuado, en meses anteriores, por el CESFAM.
Ana María Riquelme, médico en etapa de especialización en Medicina Familiar, precisó que el término general es demencia, pero éste engloba a distintas patologías más específicas, como el Alzheimer, la demencia por Parkinson y la demencia producto de un Accidente Cerebro Vascular (ACV) o como consecuencia
de traumas encéfalo craneanos, por mencionar las principales.
“Se entiende por demencia aquella alteración en la cognición, que tiene que ver
con estas facultades de la atención, de la memoria y del lenguaje, que se ve
disminuida asociada –además- a la pérdida de funcionalidad, o sea, dejar de
poder hacer las actividades que una persona hace habitualmente en el día. Eso es
como demencia, a grandes rasgos. Dentro de la demencia hay diferentes tipos de
demencia, la más frecuente es la enfermedad Alzheimer, pero tenemos
demencia por Parkinson, tenemos demencia por accidentes vasculares, tenemos
demencia por traumas, antecedentes de traumas encéfalo craneanos, hay
muchas causas que llevan a la demencia”.


FACTOR “PANDEMIA”


Riquelme indicó que existen factores de riesgo “inmodificables” y
“modificables”, asociados a esta enfermedad. Dentro de los primeros está el
género ya que, por ejemplo, en el caso del Alzheimer es más preponderante en
mujeres; y la edad, ya que a mayor cantidad de años aumenta la probabilidad de
padecerla. Los segundos tienen que ver con los estilos de vida, pues el
sedentarismo, fumar, beber en exceso, tener obesidad o patologías

cardiovasculares en una edad temprana predisponen a su manifestación futura.
Por eso, llamó a mejorar en este aspecto. “Yo te diría que, a lo largo de todo el ciclo de vida, principalmente los estilos de vida saludables y ya desde más entrado como hacia la adultez mayor la parte de la estimulación cognitiva. Ahora, como comunidad, yo creo que lo más importante es tomarle el peso a esta enfermedad, o sea, es más frecuente de lo que creemos, volviendo a esto que te decía al principio como del estigma hacia la demencia, trabajarlo también. En el fondo a mí también me puede pasar, a las personas jóvenes, yo también puedo llegar a esa condición. Entonces, es súper
importante trabajarlo desde las comunidades cómo enfrentamos y abordamos esta enfermedad”.
Finalmente, la profesional enfatizó en los efectos que la soledad, el aislamiento
y la depresión pueden provocar en el ser humano, lo cual se ha visto reflejado
durante la pandemia por Covid-19. En el caso del CESFAM Norte, se ha
constatado un incremento en los ingresos por demencia y una alarmante
disminución en cognición y funcionalidad en personas mayores, según lo arrojado
por el Examen de Funcionalidad del Adulto Mayor, EFAM.

Síguenos en Instagram

Síguenos en Twitter

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba